top of page
Buscar
  • inpuertoricomagazine

REVENGE SONGS: NO HAY MANERA INCORRECTA DE EXPRESAR EL DESPECHO

Por Ana García Roig


Si bien es cierto que, ya hoy en día, las mujeres sentimos cada vez más el derecho a empoderarnos, es evidente que aún queda mucho camino por recorrer en cuanto a los estándares de ética imposibles que se nos imponen. Las mujeres, y nuestras situaciones respectivas, siguen siendo comparadas bajo los estándares de una sociedad que condena la individualidad, y la libre expresión de las emociones. El mejor ejemplo de esto se puede apreciar con la comparativa reciente entre las canciones sobre desamor de Shakira, Bzrp Music Sessions, Vol. 53, y Miley Cyrus, Flowers.


Bzrp y Shakira, Photo Credits: Pitchfork, shakira y pique
Bzrp y Shakira, Photo Credits: Pitchfork

Miley Cyrus, Photo Credits: CR Fashion Book
Miley Cyrus, Photo Credits: CR Fashion Book

Artículos recientes comentan cómo, si comparamos ambas canciones, Flowers da cátedra en demostrar cómo lidiar y expresarse correctamente ante una situación de despecho. Según ciertos autores, en su mayoría mujeres, Miley fue más acertada con su propuesta artística, dado a que el enfoque de sus líricas giran en torno al amor propio. "Puedo sacarme a mí misma a bailar, aguantar mi propia mano, y amarme mejor de lo que tú puedes" fueron algunas de las frases más resaltadas de esta composición musical. Sin duda alguna, palabras inspiradoras y llenas de emoción, que nos motivan a ser independientes.


Miley Cyrus
Miley Cyrus

Por otra parte, estos mismos autores rechazan el estilo de Shakira, y su decisión de apostar por empoderarse de otra manera: resaltar una traición. La pregunta es, ¿por qué incomoda esta narrativa? ¿Por qué es tan malo contar una situación desde la perspectiva del rencor, del dolor, incluso hasta del odio, cuando nos hacen daño? ¿No son estas algunas de las emociones más naturales y sinceras de los seres humanos? ¿Por qué nos cuesta tanto aceptar que una mujer puede expresar su dolor?, y no considerarla "loca", "intensa", "inmadura", "ridícula", "irrespetuosa", o "exagerada".


Shakira decidió expresarse como mejor lo sabe hacer, a través del arte, envolviéndose en su trabajo y componiendo música para que otras personas puedan identificarse con sus líricas. El resultado fue una canción que abarca sus sentimientos más profundos y reales, sentimientos que muchas otras personas conocen también. Se sinceró con el mundo entero, fue vulnerable, y sabía perfectamente las consecuencias que podrían suscitarse a raíz del lanzamiento de su canción, y aún así lo hizo, probablemente llena de dudas e incertidumbre. Estuvo en todo su derecho a hacerlo, como artista, y como ser humano. A veces, el dolor y el daño causado por una persona con poca madurez afectiva, y que no tuvo consideración alguna por los sentimientos del otro, puede ser muy difícil de aceptar, las traiciones y el rechazo nos cambian, y a algunos nos toma más tiempo que a otros superar.


Shakira, cantante colombiana, ex-esposa de Pique, La loba
Shakira, Photo Credits: Semana


Con todo esto, viene una ola de emociones que es difícil de manejar. La cantautora colombiana ha enfrentado su desgracia de una manera saludable, tomando al toro por los cuernos, y comunicando su pensar a través de la creatividad. ¿Por qué esto no puede considerarse amor propio también? Además, no todo puede terminar pacífica o amistosamente. Como dijo Taylor Swift: "Si los hombres no quieren que escriba canciones malas sobre ellos, entonces no deberían hacer cosas malas".


No podemos negar que "el amor propio" está de moda, pero, realmente, ¿qué es el amor propio? ¿Quién dicta cuál es la manera indicada de expresarlo, o cómo se ve? Para algunas personas esto puede significar practicar el perdón hacia los demás, y no guardar rencor, mientras que para otra podría ser exactamente lo opuesto, el no perdonar, ya sea porque es muy doloroso, o porque siente que el otro no es merecedor de este privilegio. Esta decisión es propia de cada persona, y cada situación es diferente. Por ende, nadie puede dictar cuál es la manera apropiada para reaccionar a una ruptura amorosa. En la popular serie de ABC, Grey's Anatomy, el personaje de Meredith Grey le dice al hombre que rompió su corazón la siguiente frase: "No me disculpo por cómo elegí reparar lo que tú rompiste". Esta idea aplica a la situación de Shakira, a la de Miley, a la de muchas otras mujeres, y personas en general. Si decidiste hacer daño, no tienes derecho a controlar las acciones tomadas por quien sufrió el desaire. A todos les gusta juzgar las decisiones de los demás basándose en el resultado, en lo que se ve a simple vista, pero pocos separan el tiempo para realmente analizar todos los factores que entran en juego. Pocos consideran qué llevó a ese resultado.


Shakira, In Puerto Rico Magazine, Revista IN, Photo Credits El País
Shakira, Photo Credits: La Razón

En estos artículos recientes, se habla mucho sobre el "decoro" y los "límites del respeto" cuando te abandonan, sobre cómo es mejor ser el bigger person y mantener la cordura en estas situaciones, porque es lo socialmente aceptable. Supuestamente, esto te da "poder", te hace mejor persona y más dura. Sin embargo, poco se habla de cómo ser más empáticos hacia aquellos que sufren. ¿Por qué debemos quedarnos callados ante las injusticias de los demás, ante los que nos hieren? ¿Por qué es mejor hablar bajito, cuando nacimos gritando? Hay que escuchar a la razón, claro está, pero también debemos permitirnos sentir.


Bzrp y Shakira, Photo Credits: El País
Bzrp y Shakira, Photo Credits: El País

Lamentablemente, por más que se trate, los valores no se pueden enseñar en ninguna escuela. Eso viene del interior de cada cual, y es una decisión consciente del diario vivir, así que siempre existirán personas que harán daño. En la mayoría de los casos, son aquellos más cercanos a nosotros quienes nos abrazan con una mano, mientras nos apuñalan con la otra.


Entonces, ¿qué sería de la raza humana, si no podemos defender nuestro derecho a sentir, ni expresarnos libremente? Estancamiento. Pensamientos retrógradas disfrazados de moral. Así que no importa si prefieres comprarte flores a ti misma, o si te sientes muy loba para alguien que no te supo valorar, ambos son válidos. La realidad del caso es que nadie puede dictar tu valor, ni un Piqué, ni la misma sociedad, solo tú tienes ese poder.

Comentários


bottom of page